osteopatia

¿Masticas chicle a diario? Te contamos aquí las consecuencias y cómo resolverlas desde la osteopatía.

¿Eres de esos que está siempre con un chicle en la boca?
Para muchas personas actúa como modo de escape de estrés, pero ¿merece la pena? Puede que éstas ocho razones para dejar el chicle te convenzan para dejarlo o, al menos, reducirlo.

1. Problemas de mandíbula Para algunas personas masticar chicle es malo porque puede agravar trastornos mandibulares pre-existentes o, en el caso de no tener ningún problema, mascar chicle en exceso puede dañar las articulaciones del área de la boca, especialmente la articulación temporo-mandibular.

Evita los chicles especialmente si sufres bruxismo (Acto involuntario de apretar o rechinar los dientes durante el sueño) ya que este puede generar no tan solo desgaste de la articulación, sino, mareos por excesiva tensión del musculos, lesiones a nivel cervical, dolores en la cara y cabeza.

2. ¿Sufres de dolor de cabeza? Masticar chicle ocasiona una utilización excesiva de músculos como el temporal, masetero, pterigoideo interno y externo, digástrico. Esta musculatura, cuando está afectada, puede producir dolores irradiados a la cabeza y a la cara.

3. Dentadura El acto de mascar chicle, conlleva que los dientes y en especial, las muelas, sufran un desgaste prematuro. No estamos diseñados para masticar durante horas, sólo debemos masticar durante las comidas. Por este motivo no se recomienda mascar chicle durante más de 20 minutos al día.

4. Dolores de panza Al masticar realizamos el proceso generando un medio ácido en nuestro estómago para así poder digerir los alimentos consumidos. Cuando masticamos chicles, no estamos introduciendo ningún alimento en nuestro organismo, por lo que el ácido excesivo puede acabar dañando la propia mucosa y a la larga, provocar una úlcera. Al mismo tiempo, puede ocasionar un exceso de entrada de aire en el estómago, que puede implicar malestar, gases y flatulencias.

5. Azúcar Todos sabemos los inconvenientes del azúcar. Entre otras cosas puede favorecer la aparición de caries. El motivo por el que causa caries es porque sirve de alimento a las bacterias cariogénicas que se encuentran en nuestra boca. Estas bacterias fermentan el azúcar que queda en nuestra boca tras la ingesta de alimentos y producen ácido láctico, que disminuye el pH bucal.
El medio ácido daña el esmalte de los dientes, descalcificándolo y siendo más susceptible a deteriorarse.

6. ¿Los chicles sin azúcar son mejores? Los chicles sin azúcar contienen sorbitol o E-420, que se utiliza como edulcorante alternativo en muchos alimentos. Esta sustancia es laxante y si se ingiere en exceso puede ocasionar dolor estomacal o incluso, diarrea crónica.
Según Jurgen Bauditz, gastroenterólogo del Hospital Universitario de Charité (Berlin) "No se debe consumir más de 5 gramos de sorbitol al día".

7. ¿De qué está hecho el chicle? Base de goma, Sorbitol, Jarabe de Manitol, Aspartamo, colorantes y saborizantes, Acacia, Acesulfamo K, BHT, Fosfato de calcio-Peptona, Cera de Candelilla, Estearato de sodio, Dióxido de titanio…
Tantos ingredientes en tan poco espacio no suena muy natural ¿verdad? Siempre nos han dicho que no nos traguemos el chicle, algunos dicen que por que absorbemos todos los ingredientes nocivos que contiene, otros por que se puede quedar pegado al estómago. El problema es que aunque no lo traguemos, estamos absorbiendo estas sustancias durante la masticación.

8. No acaba con el mal aliento Algunas personas piensan que consumiendo chicle se soluciona el problema del mal aliento, pero no es así, sólo se enmascara. La causa no se corrige, ya que habitualmente está relacionada con problemas digestivos o la salud dental.

La OSTEOPATIA puede solucionar todos aquellos síntomas ocasionados por este mal habito.
Corrige las disfunciones a nivel cervical, mejora la mordida a través de el tratamiento y corrección directo sobre la mandíbula y los músculos que la dirigen. Por medio del tratamiento de fascias ayuda a disminuir la ansiedad que el masticar chicles genera.